martes, 11 de marzo de 2014

Día de Francisco del Rosario Sánchez

Francisco del Rosario Sánchez
http://3.bp.blogspot.com/-EFidXdNJtkY/T1fLCX7eHbI/AAAAAAAAFaA/eVo8HNkid5M/s640/francisco-del-rosario-sanchez.jpgFrancisco del Rosario Sánchez es uno de los grandes próceres republicanos de la historia dominicana. Héroe del 27 de febrero de 1844, hombre de acción y, como Duarte, Mella, Cabral, Pimentel, Manzueta, Adón y otros, expresión auténtica de dominicanidad y de vocación patriótica, republicana y revolucionaria. Su vida como hombre público fue honesta, incorruptible e inmaculada y fue marcada por su comportamiento valiente, temerario e ingenuo.
Nació en Santo Domingo el 9 de marzo de 1817, durante los últimos años del período colonial conocido como la "España Boba". Fue el primer hijo de la unión de Narciso Sánchez, tablajero de profesión, y Olaya del Rosario, ambos personas de color.

Sánchez es considerado como el segundo líder de la guerra dominicana contra la ocupación haitiana y un estratega político. Tomó las riendas de la lucha tras la ausencia de Duarte, proclamando la independencia en la Puerta del Conde el 27 de febrero de 1844. En los acontecimientos que tuvieron lugar justo antes de la proclamación de la independencia, Sánchez fue elegido por sus pares en La Trinitaria, como Comandante en Armas y Presidente de la Junta Gubernativa de la naciente república. Más tarde esa noche, los rebeldes dirigidos por Sánchez toman la Puerta del Conde donde Sánchez después de escuchar el estruendoso trabuco de Mella, iza la bandera dominicana vociferando el legendario lema ¡Dios, Patria y Libertad!. En ese momento quedó fundada la República Dominicana.

En abril de 1855 fue enviado al exilio en Curazao, y regresó en agosto de 1856. Los ideales independentistas de Sánchez se vieron tirados al suelo cuando Pedro Santana buscó con la Anexión a España, la protección económico-militar. Sánchez expresa su oposición a las gestiones de Santana. En agosto de 1859 fue encarcelado porque se opuso a las gestiones anexionistas de Santana, y por tercera vez, en septiembre fue enviado al exilio en Saint Thomas.

Desde su exilio y sin recursos económicos mantiene su lucha contra la potencial anexión. Apela por la unidad de todos los dominicanos y viaja hacia Haitíen busca de ayuda del presidente haitiano Fabre Geffrard a quien intentó convencer para que le diera apoyo a fin de dirigir una invasión al territorio dominicano y así evitar la posible anexión de la nueva nación a España.

En su regreso del exilio, Sánchez comienza entonces la vida política ocupando importantes posiciones en los gobiernos de Jimenes, Santana y Buenaventura Báez. Nombrado fiscal ante el Tribunal de Apelación de Santo Domingo, fue quien llevó la acusación contra Antonio Duvergé en el primer juicio que le hizo Santana. Se hizo a partir de entonces defensor público y recibió licencia de la Suprema Corte de Justicia para ejercer.

El 1 de junio de 1861, Sánchez penetró a territorio dominicano al frente de una expedición cruzando por Hondo Valle, Vallejuelo y El Cercadodonde cae en una emboscada siendo herido en la ingle. Capturado y trasladado junto a otros a San Juan de la Maguana donde fueron juzgados y condenados a muerte. En el juicio, Sánchez exclamó: "Para enarbolar el pabellón dominicano fue necesario derramar la sangre de los Sánchez, para arriarlo se necesita también la de los Sánchez". Murió fusilado el 4 de julio en el cementerio de San Juan de la Maguana, a los 44 años de edad.


Himno a Francisco del Rosario Sánchez


Sánchez glorioso, varón ilustre,
que no supiste jamás hollar,
los sacros fueros del patriotismo,
que levantaron el patrio lar.

Tú que juraste morir de hambre,
antes que siervo comer un pan,
y lo cumpliste cuando tu cuerpo,
de muerte herido cayó en San Juan.

Tú que en los labios siempre tuviste,
fiero anatema para el Traidor,



que malograra La Patria hermosa,
por la que dieras vida y honor.

Derecho tienes a que elevemos,
en tu memoria cantos de amor,
ningún soldado fue más glorioso,
nadie ha luchado con más valor.

Cuando miramos llenos de orgullo,
La patria enseña, con qué fruición,
pensamos todos que representa,
la parte roja tu corazón.






0 comentarios :

Publicar un comentario